Luciana Salazar

abril 19, 2007

La escultural Luciana Salazar y Dady Brieva serán los protagonistas de la película inspirada en reconocidísimo y querido personaje de historietas argentino: Isidoro Cañones.

Ese chanta porteño que acompañó las siestas de generaciones llega al cine el 12 de julio, en la tercera película de animación de la compañía Indiecito Studios. A él, que será interpretado por Dady, lo acompañará su inseparable y seductora amiga Cachorra, a quien dará vida Luly Isidoro vio la luz en Las aventuras de Patoruzú, cuando todavía era sólo “el padrino”, prototipo del hombre de la noche de los años 40, resabio y expresión decadente de aquellos niños bien que se iban a París a tirar manteca al techo. Estos vivían de alguna módica fortuna familiar y, a cambio de la ciudad luz, frecuentaban las boites de Mar del Plata. En 1968 sale a la calle Locuras de Isidoro, revista en la que hace su aparición Cachorra, la infartante rubia que se iba a convertir en cómplice de Isidoro (hoy le dirían “una amigovia”) y mujer idealizada por millones de varones. En sus 40 años de historia la creación de Dante Quinterno llegó a vender 100 millones de revistas. “Cachorra es muy como yo: divertida, canchera, pata y más que coqueta. Y a ella, como a Isidoro, les encanta la noche, las fiestas, el glamour… vivir la vida”, dice Luciana Salazar a un matutino porteño, poco antes de confesar lo mucho que se acerca a su personaje cada vez que viaja a Miami, por ejemplo. “Acá tengo que cuidarme más, porque soy conocida —apunta—. Pero cuando estoy en otro país y voy a los boliches, me subo a bailar a los parlantes, le doy marcha todo el tiempo. Y sí…, soy el centro de la fiesta. Desde chica fui así; en el (colegio) Misericordia me decían la cabecita visible de todos los líos. Era rebelde, caradura, era la que se animaba a todo y estaba siempre haciendo chistes. Mis amigas me recuerdan mucho por la simpatía, por el humor y por la coquetería. Yo siempre estaba sexy, siempre tardaba mínimo dos horas para salir arreglada”. Mientras sigue con sus clases de canto, de tango, baile árabe, jazz y hip hop sin abandonar su rutina en el gimnasio, Salazar prepara su viaje a México para una producción de fotos, y está a punto de darle el sí a Marcelo Tinelli para el reality de comedia musical que haría dentro de ShowMatch. Pero antes que todo eso, disfruta de estar haciendo una película para el consumo familiar. “Es muy bueno no quedar encasillada en la imagen sexy, y que mi target también pueden ser los chicos. No me sorprende, porque tengo vecinitas que me dejan cartas bajo la puerta de mi departamento diciéndome queremos ser como vos cuando seamos grandes y, como siempre digo, no es sólo una cuestión de tamaño de las lolas, porque hoy todos saben que eso se puede operar, sino que es la mezcla de mi personalidad”, sostiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: